LE TIEMBLA LA MANO A CJ

carlos joaquin

*Se excusa entrevistas a modo y eventos superfluos para no hablar del tema Roberto Borge

*Ordena, de nueva cuenta, la ley mordaza en todas las secretarías del "gobierno del cambio"

STAFF SOL QUINTANA ROO.- "Todo está bien", fueron las palabras que Carlos Joaquín González dijo que se repliquen, al saber que Javier Duarte de Ochoa, ex gobernador de Veracruz había sido detenido en Guatemala.

La noticia, importante de manera indirecta para su gobierno, la obtuvo de otras personas o fuentes. No de su comercial dirección de gobernación o mejor dicho, orejas que orejean quién sabe qué cosa; mucho menos de su coordinación general de comunicación.
De acuerdo con nuestra fuente, esas fueron las únicas palabras. Cómo diciendo, el tema Roberto Borge Angulo hay que dejarlo a un lado. Hay que dejar que se enfríen las cosas.
Es lo mismo que hablar del tema Félix González Canto –con quien por cierto se ha reunido en varias ocasiones en la Ciudad de México- no para hablar de asuntos relacionados con el Estado, porque no hemos visto ni fotos, ni información al respecto.
¿Será que ahora sí pactaron? ¿Quedó en el olvido que lo hayan bajado dos veces del caballo por incondicionales? ¿O en verdad será que fue la amenaza del medio hermano la que funcionó, así como dicen las malas lenguas que fue quién tuvo que dialogar con el directivo mayor de un periódico peninsular para que le bajaran?
En fin, entre si son peras o son manzanas, la conciencia se pierde. Y eso, es lo que está haciendo el "gobierno del cambio", así como lo hicimos nosotros en esta columna al cambiar de tema abruptamente, pusimos cortinas de humo para desviar el tema Roberto Borge. Es lo que están haciendo la actual administración. Así se gobierna.
Todo parece indicar que a Carlos Joaquín González le quedó grande el puesto. Le tiembla la mano para poder tomar decisiones, corregir sus errores y compromisos, a su gabinete, meter orden en su administración; no se puede exigir cuando tienes de compromisos hasta el cuello. Debemos dejar en el olvido esa cara arrogante y prepotente del famoso video de la decapitación.
Ante su manera de tratar de tener aceptación entre los quintanarroenses, Carlos Joaquín González ha optado por seguir los consejos de Felipe Ornelas Piñón, quien sustituyó en la "Vocería" a la antipática Haide Serrano Soto, hoy congelada por inútil.
La estrategia de Ornelas es más perceptible que lo que un niño pediría en una chocolatería. La simpatía y aceptación no se gana en las redes sociales, ni en facebook, ni con boletines escuetos, sin forma, sin sentido, sin contenido, sin política. No se gana atacando a quiénes no están de acuerdo con las decisiones o piensan diferente... Pero si se pierde y cada vez más.
Tampoco se gana siguiendo el ejemplo de su antecesor. Claro, sin vallas, pero con más de 130 elementos de la seguridad pública a cargo de su protección. En fin. Show mediático. ¿Y la gente, y el contacto, y el pueblo?
Y, para variar, tampoco se gana la simpatía ordenando, de nueva cuenta, la ley mordaza en todas las secretarías del "gobierno del cambio". La gente está cansada de hostigamientos, de secretarios que en vez que lleven paz y armonía a las secretarías, utilizan el nombre de Carlos Joaquín como bandera para seguir diciéndoles a los burócratas que si cometen un error los corren. Excelentes asesores, tanto en medios como en política y humanismo.
En fin, mejor júzguelo usted mismo amable lector.