¡MIL 500 DESPEDIDOS EN LA ACTUAL ADMINISTRACIÓN!

despidos2
*Sin importar condición social, puesto o necesidades, el "gobierno del cambio" acaba con las ilusiones de cientos hombres, mujeres y niños de Quintana Roo: 800 son féminas fuera
*"Chamaquea" gobierno federal a Carlos Joaquín y "sin consultar" da posesión a Freddy Marrufo al frente de la delegación de la Sedatu
*Alarmante la delincuencia en la capital del Estado: Hay casos de secuestros y las autoridades guardan silencio absoluto

STAFF SOL QUINTANA ROO.- Más de mil 500 personas han sido despedidas del 25 de septiembre de 2016 a la fecha por el Gobierno del Estado. Sin importar condición social, puesto o necesidades, el gobierno del "cambio" los dejó sin empleo, sólo por el simple hecho de haber trabajado en las administraciones anteriores, a las cuales, de manera errónea le llaman priísta.
Se olvidan las nuevas autoridades, que los trabajadores o burócratas, no trabajaron por Félix González Canto, Roberto Borge o cualquier otro personaje que haya gobernado, bien o mal, sino que fueron trabajadores del Gobierno del Estado de Quintana Roo.
A estas personas, Carlos Joaquín y su gabinete ya le demostraron sus verdaderas intenciones. A todas esas personas que hoy dicen, "valía más mal conocido que bueno por conocer", creyeron en las promesas de campaña y depositaron su sufragio a favor, pero en realidad a sí mismos, le fue en contra.
Más de 70 por ciento de los despedidos son aquellos que le dieron el triunfo al cambio. Y en general, de los mil 500 despedidos, 800 son mujeres. Datos solicitado a transparencia y mismos, que por "complicaciones" gubernamentales no han contestado de manera oficial, al igual que Conciliación y Arbitraje, por el motivo de las demandas que tiene en su poder.
Bueno, pues esas mujeres que Carlos Joaquín alabó y dijo que son el motor de sus hogares, sus familias, mujeres trabajadoras, amas de casa y quiénes todos los días empeñan todo su esfuerzo todas sus acciones.
Pues toda esa demagogia, palabrería y ensalzamiento nada más fue eso. Hoy, pelean para que por lo menos el gobierno del cambio las liquide. Buscan desesperadamente trabajo en una capital del Estado que está en bancarrota, donde la inseguridad ya rebasó los límites y hasta secuestros ya hay.
Chetumal, con un comercio abandonado y cierre de decenas de negocios y una calle principal sin ritmo, sin chiste, sin economía, sin nada, sólo puede observar a miles de niños confundidos al observar que sus padres ya no trabajan, madres desesperadas por buscar el sustento del día a día y decenas de nuevos políticos robándose el dinero del pueblo, estrenando autos, pagando impunidad, atacando y golpeando periodistas.
Eso es hoy Chetumal, aquella que dio el cambio y ahora lo está viendo. Porque no hay que olvidar que al enemigo hay y al buen comentario hay que darle la espalda, porque el que acepta un halago empieza a ser dominado. El hombre le hace caricias al caballo... sólo para montarlo.

Ardor joaquinista por desprecio federal

Pobrecito mi patrón, piensa que el pobre soy yo... Lara lara lara. Excelente moraleja de la canción de Facundo Cabral para interpretar la forma de cómo Carlos Joaquín González tomó el despreció que le hiciera el gobierno federal a su persona y administración con el nombramiento de Freddy Marrufo Martín en la Sedaru.
Será que ahora el Contador si entiende lo que los quintanarroenses sintieron cuándo comenzó a correr gente y a traer empleados de Puebla, Veracruz, Estado de México, Tamaulipas, entre otros lugares... ¿De qué mueren lo quemados?
Exactamente eso pasó. Al parecer, en esta ocasión no funcionó como siempre, donde el Ejecutivo tenía el privilegio de poner a sus cuates, amigos, tapaderas o cómo le quieran llamar en los puestos claves. Sin embargo, también ya se les olvidó que en la Sedesol, durante muchos años, en el sexenio de Vicente Fox y Felipe Calderón también se impuso a incondicionales. Hay que acordarnos que Mercedes Hernández, hoy coordinadora administrativa del gobierno del Estado en Cancún, fue impuesta en la Sedesol.
Entonces, si son poderes diferentes, y es designación de un secretario federal o del propio presidente de México, ¿Por qué pedir permiso para un puesto federal?
Carlos Joaquín hasta entrevista dio al respecto, con una pregunta que fue hecha por las mismas autoridades del gobierno del Estado y puesta en la boca de algunos de sus paleros. ¡Qué vergüenza! Hasta su investidura está quedando por los suelos.
Delincuencia a la alza
Indescriptible es lo que está sucediendo en Chetumal. Mientras Carlos Joaquín asegura que con todo el equipo adquirido para equipar los cuerpos policíacos –con todo y el aumento de 44 por ciento al sus salarios- hay seguridad en el Estado, podemos asegurar que sus palabras son mentiras.
La delincuencia organizada ya rebasó por completo a las autoridades. En Chetumal, todavía hace un par de días, Carlos Joaquín dijo que todo era seguro; su secretario de SEGURIDAD, Rodolfo del Ángel Campos, lo desmintió y dijo que había semáforos amarillos.
Y para taparles la boca y decirles que están mal, le vamos a platicar esto que deben de saber, pero que se guardan para que los ciudadanos no conozcan. Hace una semana un joven fue secuestrado, sus familiares tuvieron que pagar una fuerte suma (unos cuantos millones de pesos) para que lo dejaran libre. Todavía hace un par de días fue liberado.
¿También van a negar estos actos, como niegan los despidos, los malos tratos a quiénes todavía trabajan en gobierno y están buscando la manera de correrlos; cómo niegan los robos y negocios que hacen los secretarios, o lujos que compran con el dinero público? ¡Ya basta de mentiras! Los quintanarroenses tienen que abrir los ojos y empezar a ver la realidad o por lo menos conocerla.