Banner
Banner
Banner
Banner

jueves, 21 marzo 2019

LAS ISLAS MARIAS (SEGUNDA ENTREGA, PRIMERA DE CUATRO PARTES)

  • PDF

islas marias 05

STAFF SOL QUINTANA ROO

La Madre Conchita contaba que al organizarse la "cuerda" para las Islas Marías, los soldados formaron dos filas en medio de las cuales fueron colocadas todas las mujeres que, cargando sus "chivas" arrastraban sus pies y su dolor, en mayo de 1929...

Siguiendo el paso marcial de la tropa, las mujeres se hundieron en la sombra que cubría los llanos cercanos a la Penitenciaría, a través de los cuales estaba tendida la vía del Ferrocarril de Cintura.

Luego de un buen tiempo de camino, en alguna estación un teniente coronel le advirtió a Conchita: "A usted es la primera que tengo orden de matar, en caso de que los cristeros pretendan liberarlas...mucho cuidado".

TE RECOMENDAMOS: LAS ISLAS MARIAS (PRIMERA DE CUATRO PARTES)

En un lugar denominado Las Juntas de Guadalajara, subieron al convoy más cristeros y cristeras, atados aquellos unos con otros por las muñecas.

Un militar ordenó poco después dejar atrás a las cristeras junto con grupo de soldados, porque había órdenes de pasar Los Altos con pocos presos y pocos soldados, porque se temía que los cristeros asaltaran el tren, "así no serían muchos los que se tuvieran que sacrificar en caso de ataque".

En un cerro se vieron muchos cristeros armados, a caballo, pero dieron media vuelta y se internaron en los bosques.

Al llegar a Manzanillo, puerto de embarque para las "cuerdas", bajaron a los cristeros y los condujeron a la cárcel municipal. A las monjas y cristeras las llevaron a una casa grande y vacía. Había 16 religiosas y 184 guerrilleras.

Fue el 13 de mayo de 1929, cuatro días después del arribo a Manzanillo, cuando se oyó la potente sirena de un barco, el "Washington", contratado para la cruel faena. Una escolta de 33 soldados subió con la "cuerda". Fueron 25 horas de navegación, el desembarque fue en la isla María Madre, aproximadamente a las 5 de la tarde, del 14 de mayo de 1929. Las guerrilleras estarían poco tiempo, pero La Madre Conchita estaba sentenciada a 20 años de cautiverio.

 

LIBERAN A "LA MADRE CONCHITA"

 

El 14 de julio de 1929, las 184 prisioneras —menos una— se despidieron de la religiosa porque las habían liberado y se tenían órdenes de llevarlas a México, "se notó en seguida un movimiento inusitado, alegre ir y venir de todos y de todas, ya estaban libres. Todas las muchachas empezaron a llegar en pequeños grupos a despedirse de mí. Lloraban, me abrazaban y procuraban darme ánimos diciéndome que de seguro en el siguiente barco dejaría yo el destierro", comentó La Madre Conchita en su oportunidad.

Inesperadamente, María Grajales —acusada de llevar municiones a los cristeros— mejor conocida como "La Pichita", por su corta estatura, rompió su boleta de libertad y dijo: "Yo me quedo con La Madre Conchita, para cuidarla en medio de tantos hombres".

Nunca más se separaron las amigas, para donde fuese la religiosa iba María Grajales, quien le brindó su amistad desde que viajaban en la "cuerda" hacia las Islas Marías.

 

SIGUIENTE: 

Escribir un comentario

También te puede interesar: