Banner
Banner
Banner
Banner

jueves, 21 marzo 2019

LAS ISLAS MARIAS (Tercera de cuatro partes)

  • PDF

arton24177

 

STAFF SOL QUINTANA ROO

ASESINO DE ALVARO OBREGON ES NOMBRADO DIRECTOR DEL PENAL

En sus apuntes, el licenciado Javier Piña y Palacios añadió que el presidente electo, general Álvaro Obregón, es asesinado en el restaurante de La Bombilla, en San Ángel, por José de León Toral, en vísperas de tomar posesión, nuevamente de la Presidencia de la República. Esto cambia el panorama político de México. El Presidente Calles, a principios de noviembre de 1928 y a solicitud del general Francisco J. Múgica, lo nombra director de la colonia penal de Las Islas Marías.

Con motivo de la llamada "Rebelión Cristera" el gobierno de Calles ideó un recurso para amedrentar a los católicos: enviarlos a las Islas Marías. Del 29 de mayo de 1927 al 24 de julio del mismo año, permaneció en esa Colonia un grupo de 13 católicos.

Uno de ellos escribió que la costumbre ahí era de trabajar desde las 4 de la mañana hasta las 6 de la tarde, sin mencionar los extras que diariamente se ofrecían.

"Hay una cárcel El Relámpago, que consiste en tratarlos más duramente, hacer trabajar más tiempo seguido y hasta en la noche, hacerles cargar piedra y adobes en mayor cantidad con la consigna de pegarles aunque no haya motivo. Hay otro suplicio llamado El Bramadero, que consiste en colgar al individuo de los dedos gordos de las manos a un árbol y darle azotes hasta dejarlo sin sentido...

"Si al trabajo excesivo agregamos las circunstancias del calor insoportable, del hambre devoradora, la falta de reposo, la incertidumbre del tiempo que duraríamos, la posibilidad de una enfermedad que podía llevarnos al panteón o al lazareto, la incomunicación con los nuestros, la humillación, la tiranía absoluta, aún de noche teníamos guardias. Yo solo decía en mis cartas, -estoy bien, me han tratado con muchas consideraciones--, aunque la carta fuera escrita con lágrimas y sangre. La tristeza era disipada con las alegres canciones que cantábamos en las noches de luna, en que nos sentábamos en las afueras de la barraca a conversar", dijo aquel católico.

(El posteriormente director de la Policía Judicial del Distrito, Jesús Antonio Sam López, reconoció que en los sesentas, que cuando algún "colono" se resistía a cumplir con la disciplina establecida, entonces se le llevaba a un tratamiento especial, que ahora habría bastado para la consignación penal de los torturadores).

TE RECOMENDAMOS: LAS ISLAS MARIAS (PRIMERA DE CUATRO PARTES)

La agresión salvaje consistía en colgar con sogas al indisciplinado y columpiarlo en sitios adecuados, donde el agua era más o menos transparente y se veían llegar enormes tiburones, los llamados guardianes gratuitos de las Islas Marías. Cuando los escualos se lanzaban contra el señuelo humano, era jalado con poleas mientras el infortunado lanzaba gritos de terror, pues algunos tiburones saltaban como delfines, pero con espantosas hileras de dientes al descubierto. El licenciado Jesús Antonio Sam López fue director de las Islas Marías. Al parecer, no hubo ninguna baja entre los indisciplinados, durante el "entretenimiento" de sus "muchachos".

En 1928, el titular de la Colonia penal recibió el 15 de abril un telegrama del Ejecutivo que rezaba: "Ejecutivo mi cargo propósito mandar Islas Marías algunas de las mujeres recluídas en la Penitenciaría de esa ciudad y la de Guadalajara, a quienes a comprobádoseles que son agentes rebeldes y hacen viajes a su campo llevándoles provisiones boca y guerra. Sírvase usted estudiar construcción unos cobertizos, a ser posible en una de las Islas que no estén actualmente ocupadas, indicándome costo aproximado objeto autorizar gasto respectivo".

El director contestó "Refiérome suyo respetable 18 recibido hoy contesta el general Múgica el 19, alojamientos Colonia completamente limitados e inadecuados para objeto indícame. Sólo provisionalmente podríanse colocar, mientras se construyen locales a propósito, señoras. Por separado enviaré presupuesto gastos.

De cualquier manera y no obstante los serios problemas que se me originarán en la Colonia con elemento femenino, puede el Supremo Gobierno ordenar su remisión en la inteligencia de que procuraré salvar dificultades, ya que exígelo así pacificación del País".

El mismo día contestó el Ejecutivo: "Sírvase usted ordenar desde luego se acondicione debidamente uno de los pabellones de la Colonia Penal a su cargo para recibir a sesenta mujeres que se enviarán en estos días de esta capital complicados en propaganda de los fanáticos dándome cuenta en esta vía".

El 15 de mayo: Me honro en comunicar a usted haber quedado instalado elemento femenino aprovechando algunas residencias particulares, pues material para campamento aún no llega. Permítome insistir sobre el envío del Guaymas a mi disposición y de la fuerza de Inválidos, pues es muy escaso el personal".

TE RECOMENDAMOS: LAS ISLAS MARIAS (SEGUNDA DE CUATRO PARTES)

Una de las señoritas enviadas a las Islas Marías contó que "en el segundo tercio del mes de abril de 1929, fui conducida con muchas señoras respetables y señoritas, sin que mediara acusación, ni se observara en el procedimiento ninguna de las formas legales, a la Inspección de Policía primero y después a la Penitenciaría. Desde el día veinte de abril comenzó a circular la noticia de que todas las personas aprehendidas, sin distinción de sexo o edad (hay que anotar que hasta entonces jamás habían ido mujeres a las Islas Marías), serían deportadas a las Islas Marías y esta noticia consternó a nuestras familias y causó honda sensación en toda la sociedad. Éramos ochenta y tantas damas y ciento cincuenta varones...

"Durante nuestro encierro en la Inspección de Policía y en la Penitenciaría estuvimos incomunicadas. En la Penitenciaría comíamos rancho de los presos: pan duro, sopa, frijoles y café muy mal condimentado. Nos levantábamos a las cinco, pasaban lista, recibíamos nuestro rancho y nos recluían en nuestras celdas, que permanecían abiertas hasta las seis de la tarde, hora en que se nos encerraba y se ponían cerrojos en las puertas.

"Ya encerradas rezábamos y cantábamos y nunca se nos molestó por esto. Las reclusas por crímenes nos decían que tenían orden de molestarnos, y las celadoras nos decían que más nos hubiera valido ir a dar a la Penitenciaría por otro motivo. No nos dejaban ir a las conferencias que una vez por semana se dan a los presos, después supimos que era porque en ellas se trataba de arrancar a los presos la idea de Dios.

"En la madrugada del día ocho de mayo nos sacaron a deshora de nuestra prisión: empezaba la travesía de las Islas. Como nada sabíamos ni nosotros, ni mucho menos nuestras familias, no llevábamos más equipaje que la ropa que teníamos puesta, ni tuvimos más dinero que el que la caridad de algunos de los mismos soldados que nos custodiaban puso en nuestras manos. "El tren estaba formado por una docena de carros de carga, en uno de ellos, que había conducido carbón, nos colocaron a las mujeres, en otro a los hombres, los demás fueron ocupados por soldados, aquellos eran un ejército.

"El ferrocarril partió a las 4 de la mañana. No se detenía jamás en lugares poblados. El primer día de nuestro viaje nos dieron un pedazo de pan con carne y frijoles ya descompuestos que no pudimos comer, el segundo día ya no nos dieron nada".

"Llegamos por fin a Manzanillo". Eran como las ocho de la mañana. Toda clase de personas en apretadas multitudes esperaban la llegada del tren, pero no lograron ni mirarnos porque nuestros carros permanecieron cerrados hasta las dos de la mañana, hora en que nos mandaron bajar. Habían puesto a derecha e izquierda filas de soldados con los rifles dispuestos, como para combatir, y en medio de esa valla y llevando a los hombres amarrados, fuimos conducidos a la Jefatura de Operaciones las mujeres y al cuartel los hombres.

"El viaje por mar fue mucho menos molesto que el viaje por tierra". El gobernador de la Colonia penal, a cuyas órdenes estaba ya la cuerda nos trató desde el primer momento con consideración y fineza. Los alimentos ya eran buenos, el tratamiento el que se da a personas educadas y los sitios que se nos designaron conforme con nuestro modo de ser...

CONTINUACIÓN: ISLAS MARÍAS (CUARTA DE CUATRO PARTES) 

Escribir un comentario

También te puede interesar: