Banner
Banner
Banner
Banner

viernes, 22 marzo 2019

Tiroides y obesidad.

  • PDF

Alimentacion-en-hipotiroidismo

STAFF SOL QUINTANA ROO

Obesidad deriva del latín obesus, que significa gordo. Las estadísticas mencionan que un 40% de la población padece de cierto grado de desnutrición, lo que nos haría pensar que en la calle deberíamos ver a gente flaca. Sin embargo no es así. Esto se debe a que la desnutrición mencionada se encuentra principalmente en niños y las imágenes de televisión por ejemplo, siempre muestran a la población activa, entre los 30 y 50 años de edad, este sector de la población en general es obeso. Es posible que existan pacientes obesos, desnutridos y anémicos. Obesidad no necesariamente sugiere buena nutrición. Por el contrario, en general se es obeso a expensas de alimentos chatarra, con mínimo poder nutritivo. Aportan eso sí, abundantes calorías cuyo exceso se convierte en grasa.
Pero no siempre el aumento de peso o una persona aparentemente gorda es por exceso de grasa.

_Doctor. estoy aquí para que me diga porqué estoy engordando, creo que porque estoy reteniendo líquidos. Mire, se me hinchan los pies desde hace como tres meses, sobre todo por las tardes. Yo trabajo como dependiente en una tienda. Me paso como 12 horas sentada frente a la computadora que manejo en mi trabajo. Pero además he notado que he subido de peso. Como 30 kilogramos en los últimos ocho meses y en realidad no como mucho. Yo creo que es por la retención de los líquidos. Me siento hinchada hasta de las manos, las cuales tengo regordidas. Vea. He visto otros que se han hinchado de todo el cuerpo y padecen de los riñones. A un vecino hasta le pusieron la diálisis. ¿Estaré enfermo de los riñones?.

Así empezó la entrevista médica con una paciente de unos 40 años de edad, del sexo femenino, empleada de X empresa quien al hablar lo que más llamó la atención fue el hecho de notar que su lenguaje era un tanto lento y dificultoso, como si tuviera la lengua hinchada, gruesa, lo que retarda los movimientos para la articulación fluida de las palabras.

_¿Siempre habla así, como si tuviera dificultad para articular las palabras? _Pregunté siguiendo una pista que hizo pensar en que pudiera tratarse de un mal funcionamiento de la glándula tiroides, el hipotiroidismo, que se caracteriza entre otras cosas por aumento de peso con escasa comida, aumento de sueño y lentitud de ciertas funciones como el pensamiento y el lenguaje.

_No. Yo hablaba bien clarito, pero si, he notado en los últimos meses que, como que se me traba la lengua en ocasiones y siento lentitud para hablar.
_¿Le da por dormir mucho durante el día? _Seguí investigando otros datos complementarios de la sospecha que tenía.
_Sí. Doctor. Últimamente he notado que me cuesta llegar temprano al trabajo y en las tardes duermo más de lo acostumbrado y por las noches tengo sueño más temprano a pesar de haber dormido en la tarde.

_Muy bien. Con estos datos que me proporciona ya tengo una idea de lo que está pasando con usted y del porqué está aumentando de peso. Parece ser que su tiroides está fallando en la formación de las hormonas tiroideas que regulan el metabolismo de nuestro cuerpo. Si estas hormonas disminuyen en la sangre el metabolismo es muy lento lo que explica que las personas aumentan de peso a pesar de la poca ingesta de alimentos, disminuye el metabolismo en todos los órganos y por ejemplo el cerebro funciona lentamente lo que explica el sueño y el lento fluido de los pensamientos y de las ideas. Los músculos se debilitan y puede haber dolores musculares que se confunden con artritis, debilidad que se confunde con deficiencia de vitaminas y la articulación de la palabra es lenta porque los músculos de la lengua están débiles.

La exploración física y unos sencillos estudios de laboratorio que incluyen la medición de las hormonas tiroideas en la sangre, nos pueden ayudar a confirmar o descartar lo que estoy pensando de su caso clínico. No parece ser que padezca de los riñones y que por eso esté reteniendo líquidos, la medición de la urea y creatinina en sangre nos confirmará esta impresión, son la guía para valorar el funcionamiento de los riñones. Tampoco creo que se trate de aumento de peso por grasa puesto que no come excesivamente.

_Oiga Doctor. ¿Y ese problema de la tiroides no es grave, tengo que operarme o qué?. Conozco una persona que le dieron una cápsula dizque para quemar la tiroides o no sé qué. Y que si esa cápsula no le funcionaba la iban a operar. _Preguntó la paciente un tanto alarmada ante la información de su posible enfermedad.

_De confirmarse que su tiroides no proporciona la cantidad suficiente de hormonas a la sangre (hipotiroidismo), el tratamiento es simple con unas tabletas de hormonas tiroideas, con base en triyodotironina y tiroxina. _Dije para calmar la ansiedad de la paciente, y agregué. _Es posible que el problema de la persona que usted menciona padezca también de la tiroides pero en sentido opuesto al de usted. Hipertiroidismo, que se caracteriza por aumento excesivo en la formación de las hormonas tiroideas y con ello aumenta el metabolismo de su cuerpo y sucede lo contrario a lo de usted.

_¡Ah... sí!. ¡Tiene razón, Doctor!. Esa persona era delgadita y muy nerviosa, bien acelerada. Nunca estaba quieta. ¡Entonces si me voy a curar sin operación! _Preguntó.
_En caso de padecer de hipotiroidismo, sí. No va a necesitar operación. _Finalicé. Solo un medicamento. Pero debemos confirmar lo que pienso.

La exploración física arrojó un exceso de peso de 40 kilogramos aproximadamente con relación a su edad, talla y conformación corporal. La lengua más gruesa de lo normal. La presión arterial y la frecuencia de los latidos cardíacos pueden disminuir en caso de hipotiroidismo, en este caso eran normales, lo que sugería que el problema no era muy severo.
La medición de hormonas tiroideas, triyodotironina y tiroxina en sangre estaban reducidas y la hormona estimulante de la tiroides que se forma en la hipófisis del cerebro, elevada. Esto confirmó el diagnóstico de hipotiroidismo por una lesión de la glándula tiroides. El colesterol era de 400 miligramos, elevado, también como consecuencia del mal funcionamiento de la tiroides.

Se sometió a tratamiento sustitutivo con hormonas tiroideas y dos meses después había bajado 15 kilogramos, su colesterol y sus hormonas tiroideas en sangre también eran normales. Su lenguaje era bien articulado. La ingestión de alimentos era mayor y aún así seguía bajando su peso por el efecto benéfico del tratamiento.

El origen del hipotiroidismo se origina, en más del 95% de los casos, por una lesión inmunológica de la tiroides que disminuye el tejido tiroideo formador de hormonas. En muy raros caso se debe a lesión de la hipófisis, una glándula localizada en la base del cerebro que es la que se encarga de estimular y disciplinar a la tiroides y otras glándulas endocrinas.

El aumento de peso en estos pacientes se debe a que la deficiencia de hormonas tiroides desencadena la acumulación de muco polisacáridos (sustancia formada por moco y azúcares) hidrófilos ( que atraen agua), que se deposita en la sustancia fundamental de la dermis, y otros órganos como la lengua, ocasionando induración pastosa. Así se explica el aumento de peso, la hinchazón de la piel, el lenguaje lento por aumento del tamaño de la lengua (macroglosia) de esta paciente, síntomas que revirtieron con el tratamiento hormonal correspondiente.

Escribir un comentario

También te puede interesar: