Banner
Banner
Banner
Banner

lunes, 17 junio 2019

CAPOS MUERTOS, SUPLANTADOS Y "ROBADOS"

  • PDF

lazca

STAFF SOL QUINTANA ROO
(Tercera de Cuatro Partes)

HERIBERTO LAZCANO, "EL VERDUGO"; FUNDADOR DE "LOS ZETAS"

Ciudad de México.- Uno más de esos peculiares casos de muertes confusas, fue el de Heriberto Lazcano Lazcano, conocido también como "El Lazca" o "El Verdugo", presuntamente abatido el lunes 8 de octubre de 2012, cuyo cuerpo sin vida, luego de prolongado enfrentamiento con la Marina, permaneció en poder de las autoridades más de 12 horas, tiempo en el que, según las autoridades, le pudieron tomar fotografías, impresiones de sus huellas dactilares, practicarle la necropsia de ley e integrar la averiguación previa correspondiente.

Sin embargo en todo ese tiempo, resulta que ni las autoridades estatales ni las federales sabían que habían abatido nada más ni nada menos que al jefe máximo de "Los Zetas" en todo el país y por lo mismo, no optaron por proteger el cadáver que fue a dar a una modesta funeraria de Sabinas, Coahuila, sin que destacaran guardias ni vigilantes que custodiaran el cuerpo.

Resulta que las autoridades antidrogas, se dieron cuenta que se trataba de un pez gordo, hasta que un comando, fuertemente armado, de hombres embozados, con vestimenta militar clonada, tomaron por asalto la funeraria "García" y se llevaron el cuerpo de su jefe y de su escolta, sin que tuvieran que disparar un solo tiro.

Para los especialistas en materia de narcotráfico, quedaron muchas interrogantes, como el hecho de que si hubo una intensa balacera, con muertos y heridos y se aseguraron armas poderosas, de muy alto calibre, incluso más letales y mortíferas que las del Ejército Mexicano, ¿no era lógico suponer que no se trataba de un narco cualquiera, sino de algún capo de las drogas y por lo mismo, tenían que extremar las medidas de seguridad y vigilancia?

Esos y algunos otros casos más, que por su irrelevancia pasaron desapercibidos para la opinión pública, son los que han sumido en la incredulidad a la sociedad, pues ante tantos puntos oscuros, contradicciones e incongruencias, surgen dudas respecto a la veracidad de cómo ocurrieron los hechos en las muertes y desapariciones de grandes capos y, sobre todo, si no se trató solamente de simulaciones como resultado de acuerdos o pactos, para mejorar la deteriorada imagen de las autoridades y brindar impunidad a los barones de la droga.

JUAN JOSÉ ESPARRAGOZA, "EL AZUL": CONSIGLIERI DE CAPOS

El caso de Juan José Esparragoza Moreno, apodado "El Azul" por el color de su piel, no morena, sino de un negro "azulado", merece un capítulo aparte, pues a diferencia de los arriba citados, supo por varias décadas moverse en penumbras, siendo discreto hasta para, supuestamente, morir, pues pese a que la familia lo ha dado por muerto, ninguna autoridad lo ha confirmado y si en cambio, siguen ofreciendo por su captura más de 120 millones de pesos.

Juan José Esparragoza Moreno, alias "El Azul", nacido el 3 de febrero de 1949, que permaneció 42 años activo en el narcotráfico como jefe, merced a su bajo perfil, presuntamente está muerto, pero sólo es una especulaciónpues la Procuraduría General de la República continúa ofreciendo 30 millones de pesos y la DrugEnforcementAdminisdtracion (DEA)), 5 millones de dólares a quién o quiénes aporten datos para su detención.

Esparragoza Moreno, contemporáneo de grandes barones de la droga como Miguel Ángel Félix Gallado, "El Jefe de Jefes"; Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera, Pedro Avilés, Rafael Caro Quintero y Amado Carrillo Fuentes, entre otros, habría muerto la tarde del viernes 6 de junio de 2014, a la edad de 65 años, víctima de un infarto.

Una versión señaló que el deceso acaeció en un hospital privado de Guadalajara, Jalisco, mientras que otra indicó que tuvo lugar en uno de los mejores hospitales de la Ciudad de México; ninguna de las dos fue confirmada.

Según la hipótesis que difundió en su momento el portal sinaloense "Río Doce", "El Azul" convalecía de un accidente automovilístico ocurrido a fines de mayo, que le ocasionó graves lesiones en la columna vertebral.

El supuesto, señalaba que Esparragoza Moreno trató de incorporarse de la cama hospitalaria y por el esfuerzo realizado, le sobrevino el infarto que le causó la muerte.

Sin que tampoco fuera confirmado, se dice que un día después (el sábado 7), fue cremado y sus cenizas entregadas a sus familiares que se las llevaron a su natal Badiraguato, Sinaloa.

Hasta la fecha, la información se ha mantenido en total hermetismo y ni la PGR, con Jesús Murillo Karam, después con Arely Gómez González, luego con Raúl Cervantes Andrade y ahora con Alberto Elías Beltrán, ni tampoco el todavía secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, confirmaron o desmintieron tal rumor, aunque dijeron, en su momento, que se estaba investigando.

"El Azul", originario de la localidad de Huixiopa, municipio de Badiraguato, Sinaloa, desde los 23 años ocupó un lugar preponderante en el mundo del narcotráfico en el que, al menos durante cinco lustros, se convirtió en el consejero y conciliador de las diferentes organizaciones criminales del país.

A principios del año 2014, los Estados Unidos lo sacaron de su ostracismo al boletinar decenas de empresas y presuntos cómplices que lavaban millones de dólares del Cártel de Sinaloa, organización de la que se convirtió en líder, junto con Ismael "El Mayo" Zambada García, tras la captura del "Chapo" Guzmán.
Los mismos capos, consideraban a Esparragoza Moreno como el mejor negociador entre cárteles, de tal suerte que era llamado, al estilo de la mafia siciliana, "El consiglieri de los consiglieri".

Fue capaz de sentar a negociar a los líderes de los cárteles de Juárez, Sinaloa, Golfo y a otras organizaciones, excepto al Cártel de Tijuana, ya que los hermanos Arellano Félix jamás aceptaron llegar a algún acuerdo con sus enemigos.

En diversas ocasiones burló la acción de la justicia y escapó lo mismo de manos de militares, marinos, federales, estatales y municipales, gracias a su equipo de seguridad que se anticipaba a los operativos implementados en su contra.

Uno de tantos fallidos operativos, se realizó en las inmediaciones de Plaza Antares, entre avenida Acueducto y Patria, en pleno centro de Guadalajara, pero al frustrarse dio pie a que corrieran diferentes versiones, entre ellas la de que ambos narcotraficantes, "El Azul" y Nemesio Oseguera Cervantes, "El Mencho" habrían muerto; lo cierto es que ambos fueron alertados a tiempo y a la hora de la balacera ya no estaban en el lugar.

Con esa escapatoria sumaron tres intentonas --de 2010 a la fecha en que Juan José escapó por diferencia de horas o quizá de minutos, gracias a su red de guardaespaldas y escoltas que le informaban a tiempo.

La explicación de que Esparragoza Moreno hubiera permanecido casi tres décadas como uno de los más importantes barones de la droga y desplegado una actividad de 42 años en el mundo del narcotráfico, sin que fuera reconocido, fue por su bajo perfil, señalan expertos en la materia.

A diferencia del clásico capo de las drogas, presuntuoso y ávido de fama, Esparragoza siempre fue (¿o es?) discreto, amable, nada ostentoso, culto y excelente conversador; de buen gusto para vestir, no al estilo del narco de antaño, con botas, chalecos de pieles exóticas cinturones piteados, joyas, cadenas, relojes, escuadra al cinto y el "cuerno de chivo" al hombro, dueños de mansiones y palacetes, sino austero y discreto.

La primera exigencia a sus hombres cercanos, era no llamar la atención, bajo ningún motivo; tanto él como el personal a su servicio tenían que pasar desapercibidos y quien no respetara esas reglas pagaba las consecuencias a veces hasta con su vida.

Escribir un comentario