Banner
Banner
Banner
Banner

domingo, 21 abril 2019

EL CAOS PETROLERO

  • PDF

jorge diaz serrano

(Primera Parte)

STAFF SOL QUINTANA ROO

Ciudad de México.- Si la corrupción en Petróleos Mexicanos se hubiera combatido al estilo Singapur, funcionarios, líderes, trabajadores, empleados, proveedores y clientes, aparte sus cómplices en la alta burocracia, habrían sido fusilados sin titubeo alguno.

Como ni remotamente se hizo, el abuso general rebasó límites que, a poco menos de 81 años de la expropiación petrolera, ha superado los mejores tiempos del gangsterismo en Estados Unidos.

Pocos sabíamos que gran parte de las indemnizaciones que México se obligó a entregar, por ejemplo, a las empresas petroleras afectadas, entre ellas "El Águila", "Standard Oil" y grupo "Sinclair", en realidad fueron a parar a manos de funcionarios mexicanos que, sabedores de las negociaciones previas, adquirieron baratas las acciones y con el convenio principal se enriquecieron al recibir pagos obligados y exagerados con altos intereses desde 1938.

El profesor Jesús Silva Herzog, en su "Historia de la expropiación de las empresas petroleras", aseguró que el relato sería muy severo para quienes celebraron el Convenio Petrolero, contrario al interés de la nación".

Las escritoras Carmen Anderson y Marcela Grossgerge preguntaron editorialmente: "El oro negro, ¿riqueza o destrucción? Y denunciaron la venta de plazas, un subsidio a los industriales de Monterrey por 125 millones de pesos anuales en la venta de gas, que el gas se quemaba en el aire a falta de tubería, transporte o tanques especializados para llevarlo a los lugares de consumo.

Y que en las nóminas de Pemex se incluyeron salarios y prestaciones altísimas, algunas jamás devengadas. En 1958 la Subdirección General se dividió en tres subdirecciones especializadas y en seis gerencias.

En 1970 las seis gerencias, a su vez, se dividieron en veinticinco gerencias y jefaturas, creció el aparato burocrático y se aumentaron sueldos y prestaciones. El "compadrazgo" propició las "órdenes superiores" que permitieron la creación constante de nuevas oficinas para "recomendados" con altísimos sueldos, pero ineficaces en el trabajo.

El entonces líder sindical Joaquín Hernández Galicia, "La Quina", declaró al entonces candidato a la Presidencia de la República, licenciado José López Portillo que Pemex tenía más de 4,000 personas de confianza "que sobraban y Pemex no debía ser refugio de "aviadores" y recomendados políticos". Los ingresos producidos por el aumento de la gasolina se repartieron entre ellos y no fueron aplicados, dijo Hernández, "para ser reinvertidos en la propia industria, sino para aumentar, junto con los precios, la corrupción existente desde hace muchas décadas".

Al tomar posesión un 2 de diciembre como director general de Pemex, el ingeniero Jorge Díaz Serrano afirmó que urgía "moralizar Petróleos Mexicanos", porque era necesario limpiar la casa, ya que se "jugaba la suerte no sólo de la industria, sino de México".

Pero el 31 de diciembre de 1976, Díaz Serrano negó en forma categórica tener conocimiento de mafias incrustadas en Pemex y "la corrupción que en forma continua le ha sido achacada a la misma empresa".

Marcela Grossgerge y Carmen Anderson dijeron que el 6 de enero de 1977 se publicó la existencia de una carrera por las plazas de Pemex, y que un obrero perforador obtenía mensualmente más dinero que un investigador universitario o un alto técnico egresado de la UNAM o del IPN, que existían cerca de 100 mil obreros sindicalizados, 30,000 eventuales...y el senador veracruzano Sergio Martínez Mendoza negó que en Pemex existieran intereses de la burguesía y empresas transnacionales, a la vez que aseguraba que no había desperdicio de recursos humanos en dicha empresa.

--Quienes laboran en Petróleos Mexicanos, son buenos mexicanos y están al servicio de la industria, del país y del petróleo. Falsean la verdad quienes afirman tal cosa, puesto que los individuos seleccionados para trabajar en una industria tan importante como Pemex, tienen el deseo de servir a México--concluyó.

Indicaron las escritoras Anderson y Grossgerge que "al frente de Pemex se encontraba, al decir de la voz del pueblo, un hombre que era de toda la confianza y afecto del licenciado José López Portillo".

Y que Pemex requería de una reestructuración tanto administrativa como productiva, "el drama de nuestros gobiernos ha sido que el terreno administrativo cae dentro de la política: una empresa como Pemex debería después de casi 40 años de nacionalización, arrojar saldos favorables. Sin embargo, los datos señalaban pasivo, deudas por miles de millones de dólares, contratos transnacionales y eso se debe, indudablemente, a que Pemex se maneja política y no administrativamente. Para corroborar lo dicho, muchos de sus directores han pasado a ocupar puestos de índole abiertamente política, cuando este cargo requiere de una alta capacitación técnica".

Para suavizar tal vez sus conceptos, las escritoras agregaron que el descubrimiento del petróleo y su industrialización, permitió al hombre una vida llena de comodidades, lujos, bienestar y realizar sueños tales como el poseer un automóvil y viajar en él como si estuviera en su propia casa.

El mayor anhelo, dijeron, de entonces "era poder trasladarse de un lugar a otro con rapidez. El petróleo hizo posible este sueño en el siglo XX. El avión impulsado con energético derivado de este material, logró llevar al hombre de un continente a otro, en unas cuantas horas y su sueño de volar sobrepasó las más pródigas imaginaciones de los creadores antiguos. Ahora, casi al terminar el siglo XX, el Concorde permitió viajar en sólo cinco o seis horas de Washington a Brasil.".

Esta era moderna, tan rechazada "por algunos cuantos poetas trasnochados", es la era del plástico. El plástico y sus derivados toman las formas más insólitas y nos trae textura, flexibilidad, transparencia, belleza y una variedad infinita de colores. Desde el modesto plástico que servirá para forrar un libro, hasta la más suave imitación de piel de algún animal predilecto de los cazadores".

Pero, a base de tener todo al alcance de nuestras manos, de nuestros ojos, de nuestro cuerpo, ya no le damos importancia. Ya no vemos "que es posible confeccionar el más elaborado brocado con materiales plásticos y con la belleza de cualquier brocado antiguo, e ignoramos o desconocemos de plano lo que sufrieron los primeros Médicis para confeccionar uno semejante".

Es la era en la que todo está al alcance de las mayorías, "cualquiera puede adquirir por unos cuantos pesos una tela que si algún rey de la antigüedad la viera, provocaría su envidia", finalizaron.

En cambio, el reportero Rafael Rodríguez Castañeda informó en Proceso que "la turbia historia de la gestión de Jorge Díaz Serrano en Petróleos Mexicanos, no terminó el 6 de junio de 1981, cuando el funcionario se vio obligado a presentar su renuncia: hubo optimismo infundado, ambición desmedida, derroches, incapacidad administrativa, malas cuentas y acusaciones nunca aclaradas". Y sobre todo, corrupción.

(En medio de la confusión legendaria, y a propósito, se hicieron estallar artefactos incendiarios en la torre de Pemex y cientos de documentos comprometedores desaparecieron entre las llamas).

El año 1977 fue importantísimo para una averiguación que se frustró de origen y fue acallada con el asesinato de Hugo Margáin Charles, profesor de la UNAM e hijo de nuestro embajador en Estados Unidos, Hugo Borman Margáin, mejor conocido como "Hugo B. Margáin".

El crimen fue achacado a la Liga Comunista 23 de Septiembre, como ahora se desvían todas las "carpetas de investigación", calificando hechos como "ajuste de cuentas entre narcos".

A principios de 1977, Jorge Díaz Serrano colocó en puestos clave de Pemex a Ignacio de León, subdirector Comercial y Jesús Chavarría, ("Jess" para sus amigos), como subdirector de Explotación, indicó el investigador Rafael Rodríguez Castañeda.

Por su parte, el reportero Ignacio Ramírez informó que si el ingeniero Ignacio de León Martínez, (ya exgerente comercial de Pemex, arrestado en Chile), era extraditado, "tendría que rendir cuentas del fraude por más de 100 millones de dólares cometido contra Pemex en la adquisición de motocompresoras y módulos de compresión de gas para el gasoducto Ciudad Pemex-México-Salamanca-Guadalajara y la Zona de Campeche, de 1977 a 1980 por medio del grupo Crawford".

Ignacio de León Martínez y Jesús Chavarría García, exgerente de Explotación de Pemex, entonces prófugo de la justicia mexicana, y otros nacionales y extranjeros habían formado un grupo para obtener "comisiones" ilícitas en la compra-venta de equipo y materiales para la descentralizada.

Se obtuvo una lista que enumeraba las cantidades en dólares que cobraba cada quien y se mencionaba, aparte de Ignacio y Jesús, a los ingenieros Eduardo Barrera Rodríguez, Raúl Cisneros González, Enrique García Cuéllar y Adolfo Lastra Andrade, agregaba el reportero Ignacio Ramírez.

En 1982 y 1983, Rogelio López Velarde Quezada, apoderado general de Petróleos Mexicanos, denunció ante la Procuraduría General de la República, también a José Luis Arguelles Sánchez, superintendente de Adquisiciones de la Subdirección de Producción Primaria; Alfredo Pontón Gutiérrez, jefe de Cotizaciones, Graciano Bello Ruiz, subgerente de Producción; Gildardo San Martín Bermant, subgerente de Sistemas de Compresión de la Gerencia de Proyectos y Construcción y Braulio Delgado Rodríguez, adscrito a la Unidad Coordinadora de Firmas de Ingeniería, coludidos directa o indirectamente con Alfonso Barrera Moreno, representante de Crawford.

Entre el primer pedido y un tercero que corrió para efectos de pago, hubo un incremento de 21 millones de dólares como sobreprecio. Para entonces el monto del daño a Pemex era de 73 millones, 270,604 dólares, según peritos contadores de Petróleos Mexicanos y de la PGR.

Los involucrados habían solicitado "cautelosamente" que el dinero de sus "comisiones" fuera depositado en Suiza. Ignacio de León Martínez tenía cuentas en Bancomer, Unibanco, Banco Longoria, Houston National Bank, The First National Bank of McAllen, Texas; International Bank of Commerce, The Laredo National Bank y Lehman Brothers Incorporated.

Se creía que Jorge Díaz Serrano había recibido dinero de proveedores norteamericanos, así como cinco relojes de oro de la marca Rolex King Midas, además de invitaciones por Crawford a su rancho para ir de cacería y donde preparaban las "operaciones".

El investigador Ignacio Ramírez añadió oportunamente que como contralor general de Pemex, José Fernando Beltrán Martínez Sotomayor, en tiempos de Díaz Serrano como director general de Petróleos Mexicanos, llevó a cabo una revisión de las auditorías interna y externa de la paraestatal y "notó graves anomalías y violaciones, principalmente en los procedimientos de adquisiciones".

Al comunicarlos a Díaz Serrano no se inmutó, sólo dijo que "su misión era aumentar la producción y las exportaciones y dejaba bajo la responsabilidad de Beltrán Martínez corregir las deficiencias administrativas".

Otros declarantes en la PGR dijeron que "las maniobras fraudulentas contra Pemex contaron necesariamente con el consentimiento del ingeniero Jorge Díaz Serrano, dada la importancia de los proyectos, el monto de las adquisiciones y la magnitud del equipo".

Jorge Leipen Garay, director de Sidermex, en su declaración ante la Secretaría de la Contraloría General de la Federación, el 20 de julio de 1983, afirmó que a principios de 1980, asistió a un desayuno con Díaz Serrano en la casa del licenciado Rubén Figueroa Alcocer, entonces diputado federal, para decirle que Sidermex y el grupo francés Creussot-Loire, uno de los más grandes fabricantes de turbinas, habían formado una empresa paraestatal que era bloqueada por la concesión de múltiples contratos millonarios al grupo Crawford.

Ese consorcio había aumentado sus ingresos de 2 millones 40,000 dólares en 1974 a 187 millones 600,000 dólares en 1979, y sus utilidades habían pasado, en el mismo período, de 189,000 dólares a 9 millones de dólares.

Jorge Díaz Serrano repitió que "en última instancia lo que a él le importaba era que los equipos fueran de buena calidad, que estuvieran en precio competitivo y fueran entregados oportunamente". Seguidamente, montó en cólera, se levantó y dio por terminado el desayuno.

Rubén Figueroa Alcocer declaró que el 13 de julio de 1983, "el licenciado y senador Hugo Borman Margáin, embajador de México ante los Estados Unidos, señaló que desde 1977 tuvo conocimiento de que el Departamento de Justicia norteamericano había iniciado una investigación de supuestos pagos corruptos a funcionarios de Pemex, pero que en la segunda mitad de 1980, el jefe de abogados de la averiguación le detalló los avances de ella, dio cuenta de las acusaciones al gobierno mexicano y a Díaz Serrano con los nombres de sus principales colaboradores involucrados: Ignacio de León Martínez y Jesús Chavarría García".

Obviamente, Jorge Díaz Serrano negó cualquier culpabilidad de sus colaboradores, Hugo Borman Margáin le remitió la documentación de la investigación norteamericana, (generalmente consideradas formales, directas y casi infalibles), y Jorge Díaz Serrano volvió a negar cualquier implicación de su personal de confianza en los sobornos.

La averiguación en Estados Unidos culminó con la confirmación de culpabilidad de Charles E. Miller y Gary Dean Bateman, quienes así se declararon en los consulados mexicanos en Los Angeles y Houston, respectivamente.

En México, los principales acusados recibieron información privilegiada y cuando los agentes federales los buscaban...simplemente huyeron hacia la hermana República de Chile, donde, en otra fecha comprometedora, por mera "casualidad", fue recibido como funcionario diplomático el creador de Los Halcones en México, (Manuel Díaz Escobar, brazo derecho del general Alfonso Corona del Rosal), los mismos que masacraron estudiantes el 10 de junio de 1971, al frustrar una manifestación promovida especialmente por los líderes del 68, que el 3 de junio, (siete días antes de la matanza),regresaron del extranjero, cuando que el pacto que prácticamente les perdonó la vida, era que se "exiliaran" para siempre, a cambio de su libertad. No solamente no respetaron el acuerdo sino que alentaron la manifestación fallida, que volvió a ensangrentar muchos hogares mexicanos.

Así, fueron inútiles los esfuerzos que se hicieron para capturar al par de acusados. De acuerdo con la representación social y con el juez de la causa, el ingeniero Jorge Díaz Serrano, director general de Pemex, "tenía la obligación jurídica de garantizar la correcta aplicación de los fondos de ese organismo. Por el contrario, persistió en su actitud omisiva y complaciente para que funcionarios de la empresa paraestatal, entre los cuales se contaban sus principales colaboradores, continuaran realizando operaciones fraudulentas para la obtención de lucros indebidos con el incremento de precios que se hacía en la compra de las motocompresoras, módulos de compresión de gas y equipo accesorio".

El funcionario pudo evitar el fraude de haber usado los medios lícitos que tenía a su alcance, esto es la fiscalización de esas operaciones por la auditoría interna de la institución, la cual estaba a su mando, independientemente de poner los hechos en conocimiento de las autoridades competentes para que investigaran los delitos, pero "lejos de ello adoptó una actitud pasiva encubriendo esos hechos constitutivos del ilícito de fraude".

En descargo del ingeniero Jorge Díaz Serrano debió consignarse, y al parecer, jamás se hizo, que los documentos que le pasaban a firmar eran profesionalmente falsificados, con sellos, firmas y hasta papel original de las diferentes oficinas que "autentificaban" el papeleo.

¿Cómo podía darse cuenta de que eran documentos apócrifos utilizados para todo, no tanto especialmente para abultar presupuestos, (que es lo de menos en la corrupción que ha dañado legendariamente a Pemex), sino para apoderarse a como diera lugar de la fortuna incalculable que desde hace 81 años pasa por los "controles" de Pemex?

No fue coincidencia que se intentara "callar" mediante conversaciones privadas, (de las que tuvo conocimiento el CISEN y las designó como informaciones especiales relacionadas con "la seguridad del país"), al académico, político y diplomático Hugo Borman Margáin Gleason, quien, alertado por las autoridades norteamericanas, se dio cuenta del increíble fraude de las Mil y Una Noches, perpetrado desde TODOS los niveles de la institución, y obviamente, desde oficinas federales consideradas prácticamente insobornables.

Las investigadoras Carmen Anderson y Marcela Grossgerge se preguntaban en su investigación si el petróleo mexicano era riqueza para pocos y pobreza para muchos.

Fue en el año 1977. Tal vez no se enteraron de las averiguaciones norteamericanas que se hicieron saber directamente al diplomático Hugo Borman, cuyo hijo era catedrático de la UNAM, según se dijo.

Incansablemente, el embajador trató de informar al gobierno, encabezado por Luis Echeverría Álvarez, con quien sostuvo agrias discusiones desde la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, por el gasto inmoderado—de jeque petrolero árabe, coincidentemente—que realizaba Echeverría en un inacabable periplo populista, y fue forzado antes de abandonar su puesto a decir que la deuda externa y la deuda interna tienen un límite y "ya llegamos al límite".

Sus discrepancias con la política echeverrista lo llevaron a dimitir el 29 de mayo de 1973. Al saber las tropelías que se cometían en Pemex, intentó advertir a las autoridades y no era escuchado... ¡Cómo lo iban a escuchar si desde entonces el hampa organizada, de cuello blanco y de otros colores, comenzaba a apoderarse de Pemex!

Se juraba en medios policiales, especialmente en el Servicio Secreto, (posteriormente DIPD), que Alí Babá y sus 40 ayudantes eran simples "bebés", al lado de lo que se ejercía en Petróleos Mexicanos.

La ordeña de los ductos había comenzado en diferentes regiones del país. Los líderes sindicales vendían plazas. Los antes cumplidos obreros (en 1938 ganaban 8 pesos diarios, contra 2.30 pesos de otros trabajadores y 80 centavos para cada campesino en promedio), participaban del robo de combustibles y "muy a las escondidas", fumaban mariguana y consumían otras drogas, sabedores que los castigos jamás llegarían realmente, sino que serían "sancionados" pero "administrativamente", con amplias posibilidades de no perder el empleo.

Asi, el más peligroso denunciante, por el momento, era Hugo Borman Margáin Gleason, por sus contactos en Estados Unidos y su Departamento del Tesoro.

El 29 de agosto de 1978, el filósofo Margáin Charles y su amigo, el filósofo inglés Gareth Evans fueron interceptados por varios individuos, uno de los cuales no permitió que reaccionaran, les disparó con una pistola de gran calibre. Como informó el comentarista Sergio Sarmiento, "su pecado fue ser hijo del extitular de Hacienda y embajador, Hugo Borman Margáin Gleason".

Sin mayores averiguaciones, como convenía a la presuntamente incipiente mafia petrolera, el atentado se atribuyó sin pruebas a la Liga Comunista 23 de Septiembre y...tanto los documentos importantísimos que Díaz Serrano, así como—se dice—otros que aportaron agentes de Scotland Yard, desaparecieron en el incendio intencional que estalló en la torre de Pemex.

La familia Margáin jamás se recuperó de la pérdida injusta del joven filósofo Hugo César Margáin Charles, nacido el 27 de octubre de 1942. Pero la rapiña se intensificó de manera asombrosa en Pemex...CONTINUARA

Escribir un comentario