Promotoría en retail

En el mundo actual, los comerciantes deben resolver una serie de cuestiones para situar sus artículos en los patrones de compra de los consumidores, tanto online como offline.

La promoción en el punto de venta, un método que no sólo acerca la marca al cliente final, sino que también ofrece una gran oportunidad para conocer la percepción que los consumidores tienen de los productos, no debe ser ignorada por los departamentos de ventas o de marketing en el canal offline.


El trabajo de los promotores es vital porque se convierten en la vanguardia, asegurando que los artículos se destaquen en las estanterías de la tienda, sean reconocidos y, lo más importante, sean comprados por los clientes.

La eficacia de las promociones en el punto de venta depende no sólo del promotor, el cual debe ser proactivo y poseer un profundo conocimiento de la marca o los productos, sino también de un esfuerzo de colaboración en el que participen supervisores, coordinadores, equipos de marketing, publicidad y ventas.


En esta actividad, como en otras, la tecnología puede agilizar, automatizar y recoger datos útiles que ayuden a optimizar cualquier estrategia.

Sin duda, el equipo de promoción es un componente importante para muchas empresas; sin embargo, hay una serie de elementos que influyen en la eficacia de sus esfuerzos. Si su marca no cuenta con algún equipo de promotores y no está seguro de cuál es la cantidad óptima a emplear, existen diversas agencias de promotores en D.F. que pueden asesorarlo en función de las exigencias específicas de su marca y de las normas vigentes.


Beneficios de emplear la promotoría retail

Conocimiento del punto de venta y relaciones directas con los establecimientos

Cuando los productos se ofrecen en diversos establecimientos sin la presencia de algún promotor, la única información que se recibe es el número de piezas vendidas del artículo en específico. 

Sin embargo, cuando se envía a un promotor a esos lugares, se puede saber quién está a cargo de la tienda, dónde está ubicada, qué la rodea, cuáles son sus puntos fuertes o sus deficiencias, y qué cantidad del producto se encuentra en los estantes de ese lugar, entre otras cosas.

La capacidad del promotor para familiarizarse con los trabajadores de la tienda, establecer un contacto directo y conocer a fondo el punto de venta, puede aportar importantes beneficios a la hora de reorganizar las técnicas de venta.


No se puede apreciar o comprar algo que no se puede ver

Otra responsabilidad importante de un promotor es vigilar cómo se exponen los artículos en las estanterías de las tiendas. Existen diferentes planes de presentación dados por un negocio o establecimiento; mientras mejor se encuentre presentada la mercancía, tendrá más probabilidades de adquisición, lo que equivale a mayores ventas. 

En consecuencia, el promotor debe determinar si los artículos son visibles y están adecuadamente presentados, y si no es así, realizar los cambios necesarios para ofrecer a los productos la distinción que merecen en las tiendas.

Vigilar las actividades que hacen los competidores

Los promotores que trabajan en los diferentes establecimientos cuentan con la ventaja de observar qué métodos y técnicas realizan los competidores, con el fin de mejorarlos y añadir valor a los productos; de esta manera, se podrá brindar la opción más adecuada al consumidor.


Interacción con el cliente

Un promotor interactua con el consumidor cuando se ejecuta alguna acción de venta. Al relacionarse con el cliente, el promotor puede conocer sus preferencias y entender las razones por las cuales le gusta el producto o el por qué elige otra marca. El promotor emplea esta información para crear perfiles de clientes distintos, con la finalidad de estimular las compras posteriores.

Impulsar las ventas

La promoción en el comercio minorista es una de las formas más comunes de llegar a los consumidores. Además, el promotor puede recopilar información increíblemente significativa a la que de otra manera no se podría acceder, tales como la visión general del comportamiento del consumidor y la percepción de los artículos.

Del mismo modo, el promotor podrá mostrar el antes y el después de la disposición de los productos en las estanterías, así como rellenar formularios, inventarios y seguir las indicaciones a distancia del centro de control.

La digitalización de los datos adquiridos por los promotores y la información recuperada en tiempo real por los responsables de la ejecución de los planes de venta, puede guiar a mejorar la toma de decisiones en tiempo real.